Frente para la Liberación del Enclave de Cabinda (FLEC)

Dedicado al Terrorismo Internacional. FARC, IRA, PKK... y Otros Grupos Terroristas.
Responder
Oraculo
Jefe de Operaciones
Jefe de Operaciones
Mensajes: 3550
Registrado: 30 Abr 2009 18:46

Frente para la Liberación del Enclave de Cabinda (FLEC)

Mensaje por Oraculo » 09 Ene 2010 21:08

Imagen

El Frente para la Liberación del Enclave de Cabinda (en portugués: Frente para a Libertação do Enclave de Cabinda, FLEC) es un movimiento separatista de Cabinda, Angola.

El 1 de febrero de 1885 se firmó un tratado en Simulambuco estableciendo Cabinda como un protectorado portugués.

El FLEC fue fundado en 1963 por la unión de tres movimientos nacionalista; MLEC Movemento de Liberação do Enclave of Cabinda (Movemiento de Liberación del Enclave de Cabinda), CAUNC - Comite d'acção de União Nacional Cabindesa (Comité de acción de Unión Nacional Cabindesa), y ALLIAMA - Aliança Nacional do Mayombe (Alianza Nacional del Mayombe). Mayombe es una montaña entre Cabinda y la República do Congo.

En 1975 FLEC constituyó un gobierno provisional que condujo Henriques Tiago que proclamó la independencia de Portugal el 1 de agosto, 1975. Luiz Ranque era el presidente.

Entre noviembre 1975 y 4 de enero, 1976, el enclave de Cabinda fue invadido por los soldados del Movimiento popular para la liberación de Angola (MPLA), que era el movimiento dominante de la independencia en el resto de Angola, apoyado de cerca por tropas cubanas. El MPLA ganó rápidamente el control de las áreas urbanas mientras que FLEC controló el campo.

FLEC se desintegró en tres facciones; FLEC-Ranque Franque, FLEC-N'Zita, conducido por N'Zita Henriques Tiago, y FLEC-Lubota, conducido por Francisco Xavier Lubota. En noviembre 1977 otra facción, el comando militar para la liberación de Cabinda, fue creada. En junio 1979 las fuerzas armadas para la liberación de Cabinda crearon otro movimiento, el MPLC - el movimiento popular para la liberación de Cabinda (Movimento Popular de Libertação de Cabinda).

En los años 80 FLEC recibió ayuda de Unión nacional para la independencia total de Angola (UNITA), al que se opusieron el gobierno MPLA-controlado por Angola, y de Suráfrica.

CCC 1988 - Comité comunista de Cabinda (Comité Comunista de Cabinda) separado del FLEC, conducido por Kaya Mohamed Yay.

En los años 90, la Unión Nacional para la Liberación de Angola fue creada, y la lideró Lumingu Luis Gimby.

El FLEC original fue reformado en los años 90, y dos facciones, FLEC-Renovada, cuya bandera era blanca con una raya central se dividió en tres colores: verde, amarillo y negro, con un anillo rojo en el centro de la bandera y de las fuerzas FLEC-Armadas de Cabinda (Forças Armadas de Cabinda - FLEC-FAC), usar la bandera roja, amarilla, y azul original, con el emblema, fue creada.

A Cabindese creó a otro grupo se expatria adentro los Países Bajos en 1996, los FLEC (medios galopes) - Frente de Libertação hacen a Estado de Cabinda " (frente de la liberación del estado de Cabinda). Este grupo adoptó una bandera azul, amarilla y negra con el monumento de Silambuco en el centro.

En agosto de 2006 un alto el fuego fue firmado entre el gobierno de FLEC-Renovada y de Angola. Esto denunci por la mayoría de los grupos de Cabinda tanto en el interior como en el exterior Cabinda como impostor. FLEC-FAC continúa su lucha para la independencia tanto en el interior como en el exterior Cabinda.

En octubre de 2006 FLEC-FAC pidió la intervención por la Comisión de la unión africana de los Derechos Humanos. La petición seguía estando pendiente en el día agosto de 2007.

El FLEC recibió ayuda del Gobierno francés.

Imagen
"La política es el arte de servirse de los hombres haciéndoles creer que se les sirve a ellos". Louis Dumur

Oraculo
Jefe de Operaciones
Jefe de Operaciones
Mensajes: 3550
Registrado: 30 Abr 2009 18:46

Re: Frente para la Liberación del Enclave de Cabinda (FLEC)

Mensaje por Oraculo » 24 Ene 2010 21:06

De REUTERS
Ataque selección fútbol pone atención en enclave Angola

CABINDA, Angola (Reuters) - Tras perder un brazo y a varios de sus amigos luchando por la independencia de la provincia de Cabinda, en Angola, Pedro Puna dejó a un grupo rebelde mucho antes de que captara la atención mundial con una emboscada contra el bus de la selección de fútbol de Togo.

Pese a condenar el ataque de la agrupación FLEC de hace dos semanas, el hombre de 50 años no ha perdido la amargura que sienten muchos habitantes de Cabinda hacia el Gobierno central de Angola, acusado de no ayudar a la provincia que produce la mitad de crudo del país.

"Este fue un acto terrorista. Pero tal vez necesitamos detenernos en las razones por las que existen terroristas", sostuvo.

La emboscada causó la muerte de dos integrantes de la delegación de fútbol de Togo, lo que llevó a su retiro de la Copa Africana de Naciones y a su posterior descalificación por parte la federación.

El incidente también fue considerado como un profundo bochorno para Angola, puesto que esperaba mostrar que mediante la organización del máximo torneo de fútbol de Africa se había transformado luego de la guerra civil gracias a la producción de crudo.

Los rebeldes, que se piensa ascienden sólo a unos cuantos cientos, rara vez adquirieron tal prominencia internacional en tres décadas de insurgencia de bajo perfil. Si bien ahora podrían esperar una dura respuesta, el ataque puso la atención sobre Cabinda.

Desde que abandonó la lucha, Puna vive en una aldea prefabricada construida por el Gobierno para ex combatientes del grupo rebelde UNITA y ex soldados del FLEC (Frente para la Liberación del Enclave de Cabinda).

"El clima es bueno", dijo con la ayuda de un traductor. "Pero las condiciones de vida distan de ser perfectas", agregó, golpeando la pared de su casa con un puño para mostrar cuán débil era.

Junto a él está Modesto, de 69 años, quien pasó 34 años ocultándose en la densa selva tropical de Cabinda con el FLEC antes de acordar dejar las armas después de un cese del fuego en el 2006 y unirse al Ejército, en el cual ahora es coronel.

Modesto, quien no quiso revelar su apellido, se mostró igualmente enfadado.

"No tenemos agua corriente, a veces hay cortes en el suministro eléctrico que duran tres o cuatro días. Si no pagamos, no podemos conseguir gasolina. Aunque hay un montón de petróleo aquí en Cabinda", declaró.

AISLADOS

Los habitantes de Cabinda, separados de gran parte de Angola por una delgada franja de la República Democrática del Congo y el poderoso río Congo, tienen duras quejas contra el Gobierno central.

Pero el mayor problema apunta al petróleo.

"A veces, puedo entender al FLEC aunque no apoye el terrorismo", afirmó un hombre de 45 años, quien vive en Cabinda y habló a cambio de conservar su anonimato por temor a sufrir represalias.

Si fueran repartidos de forma igualitaria entre los 18 millones de habitantes de Angola -lo cual dista mucho de ser el caso- los 15.700 millones de dólares renta petrolera del 2009 equivaldrían a unos 870 dólares por persona.

Si la porción producida en Cabinda de los 1,85 millones de barriles de crudo que genera Angola por día fuera compartida entre sus 300.000 habitantes la suma superaría fácil los 26.000 dólares.

El dinero del crudo de Cabinda no solo ayudó al Gobierno de Luanda a derrotar a los rebeldes de UNITA en el 2002, sino que desde entonces ha financiado un auge en la construcción. La producción petrolera se ha disparado y Angola compite ahora con Nigeria como el principal productor de crudo del continente.

ABUSOS DE DDHH

Los habitantes de Cabinda sostienen que no sólo no obtienen las ganancias que merecen por un territorio que es casi del tamaño de Puerto Rico, sino que son víctimas del abandono y la represión.

En junio pasado, el organismo de derechos humanos Human Rights Watch, con sede en Estados Unidos, acusó a Angola de detenciones ilegales y torturas en Cabinda.

"Las preocupaciones de Angola en materia de seguridad no justifican torturar personas o la violación de sus derechos básicos", dijo Georgette Gagnon, directora para Africa de Human Rights Watch. Angola rechazó las acusaciones.

Es de esperar que el ataque contra el equipo togolés suscite medidas aún más duras para finalmente erradicar al FLEC, que dijo que el objetivo eran las fuerzas de seguridad y no los futbolistas. Angola ha prometido acabar con los insurgentes y expulsarlos del país.

La lucha del FLEC data de antes de la independencia de Angola respecto a Portugal. A pesar de que existe una lucha por el control de los recursos, se trata de un conflicto muy distinto al de los militantes del Delta del Níger, en Nigeria.

El hecho que el petróleo de Cabinda sea producido en altamar también significa que el FLEC tiene pocas probabilidades de afectar la producción, a diferencia de los grupos nigerianos.

En el 2006, los rebeldes del FLEC bajo el liderazgo de Antonio Bento Bembe firmaron un acuerdo para integrar a ex rebeldes en el Ejército y dar a Cabinda una mayor participación de la renta petrolera, pero el acuerdo fue rechazado por el presidente del grupo, N'Zita Tiago, radicado en París.

Bembe, ahora designado como el ministro a cargo de Angola, reconoció que muchos habitantes de Cabinda todavía estén frustrados por no poder realizar sus sueños, pero sostienen que un cambio pacífico es posible.

"Muchas cosas han estado cambiando sin la necesidad de tomar un cuchillo o un arma", expresó a Reuters.

(Reporte adicional de Henrique Almeida en Luanda; Editado en español por Marion Giraldo)
"La política es el arte de servirse de los hombres haciéndoles creer que se les sirve a ellos". Louis Dumur

Responder

Volver a “Terrorismo Internacional”