Justificación del Yihadismo

Espacio reservado a documentación sobre yihadismo: Estudios académicos, evoluciones del terrorismo, prospectiva, manuales de terrorismo y explosivos, corrientes islámicas, etc.
Responder
Avatar de Usuario
Esteban
Jefe de Operaciones
Jefe de Operaciones
Mensajes: 2154
Registrado: 10 Ene 2007 18:38

Justificación del Yihadismo

Mensaje por Esteban » 11 Jun 2007 19:49

Abro este post para ir poniendo aquellas noticias y comentarios relacionadas con las doctrinas y justificaciones que busca el yihadismo para justificar sus acciones

June 10, 2007
Permission
The Guidebook for Taking a Life
By MICHAEL MOSS and SOUAD MEKHENNET
We were in a small house in Zarqa, Jordan, trying to interview two heavily bearded Islamic militants about their distribution of recruitment videos when one of us asked one too many questions.

“He’s American?” one of the militants growled. “Let’s kidnap and kill him.”

The room fell silent. But before anyone could act on this impulse, the rules of jihadi etiquette kicked in. You can’t just slaughter a visitor, militants are taught by sympathetic Islamic scholars. You need permission from whoever arranges the meeting. And in this case, the arranger who helped us to meet this pair declined to sign off.

“He’s my guest,” Marwan Shehadeh, a Jordanian researcher, told the bearded men.

With Islamist violence brewing in various parts of the world, the set of rules that seek to guide and justify the killing that militants do is growing more complex.

This jihad etiquette is not written down, and for good reason. It varies as much in interpretation and practice as extremist groups vary in their goals. But the rules have some general themes that underlie actions ranging from the recent rash of suicide bombings in Algeria and Somalia, to the surge in beheadings and bombings by separatist Muslims in Thailand.

Some of these rules have deep roots in the Middle East, where, for example, the Egyptian Islamic scholar Yusuf al-Qaradawi has argued it is fine to kill Israeli citizens because their compulsory military service means they are not truly civilians.

The war in Iraq is reshaping the etiquette, too. Suicide bombers from radical Sunni and Shiite Muslim groups have long been called martyrs, a locution that avoids the Koran’s ban on killing oneself in favor of the honor it accords death in battle against infidels. Now some Sunni militants are urging the killing of Shiites, alleging that they are not true Muslims. If there seems to be no published playbook, there are informal rules, and these were gathered by interviewing militants and their leaders, Islamic clerics and scholars in Jordan, Syria, Lebanon and England, along with government intelligence officials in the Middle East, Europe and the United States.

Islamic militants who embrace violence may account for a minuscule fraction of Muslims in the world, but they lay claim to the breadth of Islamic teachings in their efforts to justify their actions. “No jihadi will do any action until he is certain this action is morally acceptable,” says Dr. Mohammad al-Massari, a Saudi dissident who runs a leading jihad Internet forum, Tajdeed.net, in London, where he now lives.

Here are six of the more striking jihadi tenets, as militant Islamists describe them:


Rule No. 1: You can kill bystanders without feeling a lot of guilt.

The Koran, as translated by the University of Southern California Muslim Student Association’s Compendium of Muslim Texts, generally prohibits the slaying of innocents, as in Verse 33 in Chapter 17 (Isra’, The Night Journey, Children of Israel): “Nor take life, which Allah has made sacred, except for just cause.”

But the Koran also orders Muslims to resist oppression, as verses 190 and 191 of Chapter 2 (The Cow) instruct: “Fight in the cause of Allah with those who fight with you, but do not transgress limits; for Allah loveth not transgressors. And slay them wherever ye catch them, and turn them out from where they have turned you out, for tumult and oppression are worse than slaughter. ...”

In the typical car bombing, some Islamists say, God will identify those who deserve to die — for example, anyone helping the enemy — and send them to hell. The other victims will go to paradise. “The innocent who is hurt, he won’t suffer,” Dr. Massari says. “He becomes a martyr himself.”

There is one gray area. If you are a Muslim who has sinned, getting killed by a suicide bomber will clean some of your slate for Judgment Day, but precisely where God draws the line between those who go to heaven or hell is not spelled out.


Rule No. 2: You can kill children, too, without needing to feel distress.
True, Islamic texts say it is unlawful to kill children, women, the old and the infirm. In the Sahih Bukhari, a respected collection of sermons and sayings of the Prophet Muhammad, verse 4:52:257 refers to Ghazawat, a battle in which Muhammad took part. “Narrated Abdullah: During some of the Ghazawat of the Prophet a woman was found killed. Allah’s Apostle disapproved the killing of women and children.”

But militant Islamists including extremists in Jordan who embrace Al Qaeda’s ideology teach recruits that children receive special consideration in death. They are not held accountable for any sins until puberty, and if they are killed in a jihad operation they will go straight to heaven. There, they will instantly age to their late 20s, and enjoy the same access to virgins and other benefits as martyrs receive.

Islamic militants are hardly alone in seeking to rationalize innocent deaths, says John O. Voll, a professor of Islamic history at Georgetown University. “Whether you are talking about leftist radicals here in the 1960s, or the apologies for civilian collateral damage in Iraq that you get from the Pentagon, the argument is that if the action is just, the collateral damage is justifiable,” he says.


Rule No. 3: Sometimes, you can single out civilians for killing; bankers are an example.

In principle, nonfighters cannot be targeted in a militant operation, Islamist scholars say. But the list of exceptions is long and growing.

Civilians can be killed in retribution for an enemy attack on Muslim civilians, argue some scholars like the Saudi cleric Abdullah bin Nasser al-Rashid, whose writings and those of other prominent Islamic scholars have been analyzed by the Combating Terrorism Center, a research group at the United States Military Academy at West Point, N.Y.

Shakir al-Abssi, whose Qaeda-minded group, Fatah Al Islam, has been fighting Lebanese soldiers since May 20, says some government officials are fair game. He was sentenced to death in Jordan for helping to organize the slaying of the American diplomat Laurence Foley in 2002, and said in an interview with The New York Times that while he did not specifically choose Mr. Foley to be killed, “Any person that comes to our region with a military, security or political aim, then he is a legitimate target.”

Others like Atilla Ahmet, a 42-year-old Briton of Cypriot descent who is awaiting trial in England on terrorism charges, take a broader view. “It would be legitimate to attack banks because they charge interest, and this is in violation of Islamic law,” Mr. Ahmet said last year.


Rule No. 4: You cannot kill in the country where you reside unless you were born there.


Militants living in a country that respects the rights of Muslims have something like a peace contract with the country, says Omar Bakri, a radical sheik who moved from London to Lebanon two years ago under pressure from British authorities.

Militants who go to Iraq get a pass as expeditionary warriors. And the Sept. 11, 2001, attacks did not violate this rule since the hijackers came from outside the United States, Mr. Bakri said.

“When I heard about the London bombings, I prayed that no bombers from Britain were involved,” he said, fearing immigrants were responsible. As it turned out, the July 7, 2005, attack largely complied with this rule. Three of the four men who set off the bombs had been born in Britain; the fourth moved there from Jamaica as an infant.

Mr. Bakri says he does not condone violence against innocent people anywhere. But some of the several hundred young men who studied Islam with him say they have no such qualms.

“We have a voting system here in Britain, so anyone who is voting for Tony Blair is not a civilian and therefore would be a legitimate target,” says Khalid Kelly, an Irish-born Islamic convert who says he studied with Mr. Bakri in London.


Rule No. 5: You can lie or hide your religion if you do this for jihad.

Muslims are instructed by the Koran to be true to their religion. “Therefore stand firm (in the straight Path) as thou art commanded, thou and those who with thee turn (unto Allah), and transgress not (from the Path), for He seeth well all that you do,” says verse 112 of Chapter 11 (Hud). Lying is allowed only when it is deemed a necessity, for example when being tortured, or when an innocuous deception serves a good purpose, scholars say.

But some militants appear to shirk this rule to blend in with non-Muslim surroundings or deflect suspicion, says Maj. Gen. Achraf Rifi, the general director of Lebanon’s internal security force who oversaw a surveillance last year of a Lebanese man suspected of plotting to blow up the PATH train under the Hudson River.

“We thought the story couldn’t be true, especially when we followed this young man,” General Rifi said. “He was going out, drinking, chasing girls, drove a red MG.” But he says the man, who is now awaiting trial in Lebanon, confessed, and Mr. Rifi recalled that the Sept. 11 hijacker who came from Lebanon frequented discos in Beirut.

Mr. Voll takes a different view of the playboy-turned-militant phenomenon. He says the Sept. 11 hijackers might simply have been “guys who enjoyed a good drink” and that militant leaders may be seeking to do a “post facto scrubbing up of their image” by portraying sins as a ruse.


Rule No. 6. You may need to ask your parents for their consent.

Militant Islamists interpret the Koran and the separate teachings of Muhammad that are known as the Sunna as laying out five criteria to be met by people wanting to be jihadis. They must be Muslim, at least 15 and mature, of sound mind, debt free and have parental permission.

The parental rule is currently waived inside Iraq, where Islamists say it is every Muslim’s duty to fight the Americans, Dr. Massari says. It is optional for residents of nearby countries, like Jordan.

In Zarqa, Jordan, the 24-year-old Abu Ibrahim says he is waiting for another chance to be a jihadi after Syrian officials caught him in the fall heading to Iraq. He is taking the parental rule one step further, he said. His family is arranging for him to marry, and he feels obligated to disclose his jihad plans to any potential bride.

“I will inform my future wife of course about my plans, and I hope that, God willing, she might join me,” he said.
La necesidad permite lo prohibido.

tranquill
Mensajes: 1
Registrado: 23 Jun 2008 13:36

Mensaje por tranquill » 23 Jun 2008 13:36

Here the ultimate Israeli right-winger adopts perfectly leftist/ progressive rhetoric for his goals:
http://samsonblinded.org/blog/doing-rig ... g-left.htm
Very curious read, actually.

cartledge
Jefe de Operaciones
Jefe de Operaciones
Mensajes: 1567
Registrado: 11 May 2007 00:45

Mensaje por cartledge » 08 Sep 2008 17:19

Artículo titulado "Al Qaeda pierde la batalla de las ideas" en www.spanish.safe-democracy.org/2008/08/ ... las-ideas/ El autor es Manuel R Torres profesor de Ciencia Política de la Universidad Pablo de Olavide

Mueca
Jefe de Operaciones
Jefe de Operaciones
Mensajes: 543
Registrado: 14 Ago 2008 05:02

Re: Justificación del Yihadismo

Mensaje por Mueca » 03 Ene 2009 13:30

Utilización de niños para ataques suicidas:

Un joven de 14 años, llamado Shakirullá fue adoctrinado por los talibanes para asesinar a tropas extranjeras en las regiones tribales pakistaníes.

Al niño le aseguraban que su deber como musulmán era matar a americanos y británicos, y que una vez inmolado no moriría porque Dios le salvaría de sus acciones.

El pequeño está ahora mismo en una prisión para menores, pero en dos años será trasladado para una de adultos, y solo dice que echa de menos a su mamá y papá, y que no sabe si ellos “tropas extranjeras” son buenos o malos porque no los conoce.

En fin… la noticia la publica el ABC.
easy

pituitaria
Jefe de Operaciones
Jefe de Operaciones
Mensajes: 860
Registrado: 09 Sep 2009 18:44

Re: Justificación del Yihadismo

Mensaje por pituitaria » 15 Jul 2010 18:26

Mueca escribió:Utilización de niños para ataques suicidas:

Un joven de 14 años, llamado Shakirullá fue adoctrinado por los talibanes para asesinar a tropas extranjeras en las regiones tribales pakistaníes.

Al niño le aseguraban que su deber como musulmán era matar a americanos y británicos, y que una vez inmolado no moriría porque Dios le salvaría de sus acciones.

El pequeño está ahora mismo en una prisión para menores, pero en dos años será trasladado para una de adultos, y solo dice que echa de menos a su mamá y papá, y que no sabe si ellos “tropas extranjeras” son buenos o malos porque no los conoce.

En fin… la noticia la publica el ABC.


http://www.youtube.com/watch?v=APVa_55J ... re=related

http://www.youtube.com/watch?v=UKv2GGw7 ... re=related

http://www.youtube.com/watch?v=QcYykH-V ... re=related

En Fin...

No apto para sensibles:
http://www.ajuaa.com/lookme/play.php?vid=153
http://jaime48.wordpress.com/2011/04/17 ... -graficas/
http://www.youtube.com/watch?v=IrI8-qb9 ... r_embedded
Última edición por pituitaria el 14 May 2011 13:23, editado 3 veces en total.

cartledge
Jefe de Operaciones
Jefe de Operaciones
Mensajes: 1567
Registrado: 11 May 2007 00:45

Re: Justificación del Yihadismo

Mensaje por cartledge » 29 Sep 2010 12:55

Un interesante artículo de "El País"

En la mente del terrorista
LUIS MIGUEL ARIZA 26/09/2010
¿Conocemos el ambiente y los pensamientos que rodean a un terrorista suicida? ¿Existen organizaciones rígidas capaces de lavar el cerebro a sus miembros para que se inmolen? ¿Qué se puede hacer para desactivar futuras redes ‘yihadistas’? Scott Atran, prestigioso antropólogo del Centro Nacional de Investigación Científica de París, ha realizado un minucioso estudio que defiende sorprendentes hallazgos sobre las razones por las que mueren y matan.

Nabeel Masood era un muchacho tímido y amable de 18 años, según el vecindario, que vivía en el campo de refugiados de Jabaliyah, en Gaza. A pesar de la muerte de dos de sus primos, militantes de Hamás, no se le recordaba una sola queja clamando venganza. El 14 de marzo de 2004, a las cinco de la tarde, Nabeel dio un paseo por el puerto de la ciudad israelí de Ashdod con un amigo y se inmoló al lado de una caseta donde estaban sentados algunos trabajadores. Segundos después, su compañero explotó cerca de un tráiler, cuyo techo saltó por los aires. Diez personas murieron al instante.

El padre de un terrorista: “Mi hijo no solo murió por una causa. Murió por la gente que amaba”

Noam Chomsky: “Los terroristas atacan a los que consideran la fuente de sus agravios”

Los ídolos de los chavales son muy cambiantes y pueden decantarse por unos u otros

Estudios afirman que los pobres no alientan la violencia, y mucho menos el terrorismo suicida

“El conocimiento, no las armas y las bombas, será más efectivo contra las redes yihadistas”
Las investigaciones posteriores descubrieron que Nabeel y Mahmoud Salem habían sido reclutados por Hamás para cometer una masacre mucho mayor que finalmente no ocurrió. Debían inmolarse cerca de unos enormes tanques de bromo. Los gases venenosos se habrían extendido en un radio de un kilómetro y medio, matando a miles de personas en minutos. La respuesta israelí fue fulminante. Poco más de dos semanas después, un misil acabó con el fundador espiritual de Hamás, Sheikh Ahmed Yassin.

En otoño de ese año, Scott Atran, un antropólogo del Centro Nacional de Investigación Científica en París, visitó la casa de los padres de Nabeel, en un segundo piso de un callejón en Jabaliyah. Se habían llevado todas las pertenencias de su antigua casa, destruida de acuerdo con la política de Israel. Pero al traspasar la puerta, Atran encontró a la madre leyendo una carta escrita en inglés y ahogando algunos sollozos. Su remitente era el director del colegio de Nabeel. Se refería a los progresos de su hijo en inglés en el grado 11, donde había aprobado todos los exámenes con éxito, en estos términos: “… Su hijo era el primero de la clase. No solo se diferenciaba por estudiar duro, por compartir y ser cariñoso, sino por su buena moral y amabilidad”. Agradecía de corazón a todos aquellos que habían contribuido a forjar el carácter de un chico –al que llamaba “mártir”– que había ganado una beca para estudiar en el Reino Unido, de la cual se enorgullecía.

Atran preguntó al padre si la muerte de su hijo había contribuido a mejorar la vida de los palestinos. “No. Esto no nos ha hecho avanzar ni un paso”. ¿Se sentía orgulloso, después de todo? El hombre le enseñó un panfleto impreso por la brigada de los Mártires de Al Aqsa donde aparecía una imagen de su hijo –cejas y tez oscura, un ligero vello encima de los labios, un joven palestino como cualquier otro– y le apretó las manos junto con el papel. Podía quemarlo si era su deseo. “Mi hijo amaba la vida. ¿Vale esto un hijo?”. Confesó que habría hecho todo lo posible para detenerle de averiguar sus intenciones.

La cobertura periodística internacional de los atentados suicidas llevados a cabo por palestinos suele centrarse más en los perpetradores que en las víctimas civiles. Pero después de conocer la historia de Nabeel resulta sobrecogedor contemplar las fotos de sus víctimas en una pantalla de ordenador y echar un vistazo a sus vidas. Mazal Marciano era una joven atractiva y sonriente de 30 años, ojos negros y pelo castaño, volcada con sus hijos de dos y cinco años, que había sido una reina de la belleza en su clase y que trabajaba en una compañía cárnica en el puerto de Ashdod. Aquel día tuvo la fatalidad de sentarse justo detrás de donde Nabeel o su compañero se inmolaron. La pregunta es casi un puñetazo: ¿qué impulsó a un joven educado y brillante, cuyo esfuerzo le había abierto una puerta para estudiar en el extranjero y salir de un hogar sin oportunidades ni futuro, a realizar un acto tan horrible?

“Mi hijo no solo murió por el bien de una causa, él murió también por sus primos y amigos. Murió por la gente que amaba”, respondió su padre. En una sola frase sintetiza la motivación que impulsó a Atran a escribir su último libro, Hablando con el enemigo (en inglés, Talking with the enemy, HarperCollins), que saldrá a la luz este noviembre en Estados Unidos, y que investiga los mecanismos que operan en la mente de un terrorista suicida.

Su trabajo va a contracorriente respecto a la tesis más convencional mantenida por las fuerzas antiterroristas y expertos gubernamentales desde los atentados de las Torres Gemelas. El terrorismo suicida que probablemente ha venido después no nace gracias a una estructura que recluta comandos y lava el cerebro a sus miembros para que se inmolen por una causa común. En cada caso no hay siniestros titiriteros en la trastienda que manejan los hilos de sus títeres sin cabeza para que cometan actos horribles. No hay una razón, ni un plan maestro, ni una mano en la sombra que señala un objetivo y ordena esta y otra masacre.

Juan Carlos Zárate, experto del Centro Internacional de Estudios Estratégicos, trabajó en el Consejo de Seguridad Nacional para asesorar al presidente Bush entre 2005 y 2009. Según relata a través de correo electrónico, el trabajo de Atran es “una investigación de primera. Nos muestra que la radicalización y violencia no pueden entenderse sin comprender primero el ambiente local, las condiciones y las experiencias que motivan a los terroristas. Erosiona algunos clichés rígidos y banales sobre la mentalidad monolítica, las motivaciones y el trasfondo de los terroristas”.

Como antropólogo, Atran ha realizado extensas entrevistas con terroristas que o bien estaban en prisión o en el pasado estuvieron involucrados en atentados o relacionados con líderes de diversas organizaciones en Palestina o en Asia que han proclamado la yihad –la guerra santa–, llevándola hasta las últimas consecuencias. “Los terroristas suicidas”, explica Atran en conversación telefónica, “dejan a un lado sus propias ambiciones personales en favor de la familia y sobre todo de sus amigos. Hay un proceso de formación de lazos duraderos entre ellos, hasta tal punto de que se sacrifican unos por otros, explotando un mecanismo psicológico en favor de una ideología, que es similar al mecanismo por el cual nosotros somos capaces de sacrificar nuestras vidas por nuestros hijos o hermanos, algo impreso en nuestros genes”.

En su obra, Atran describe una reunión que mantuvo en la Casa Blanca con los asesores de seguridad del entonces vicepresidente Dick Cheney y en la que expuso el caso de Nabeel. Preguntó a los norteamericanos qué habría ocurrido si a su compañero Salem, que le ayudó a perpetrar el ataque, se le hubiera ofrecido una beca para estudiar juntos en el extranjero. Evoca en sus páginas la voz autoritaria y orgullosa de una mujer joven del personal de seguridad de Cheney. “¿Es que esos chicos no se dan cuenta de que las decisiones que toman lo hacen bajo su responsabilidad, y que si utilizan la violencia contra nosotros, les bombardearemos?”. A lo que Atran respondió: “¿Bombardear? ¿A quién?”. Si los terroristas proceden de Marruecos, Madrid o Londres, reflexiona, “¿es allí donde habría que echar las bombas?”.

No hay rostros que señalar. La identidad personal no sirve de mucho. Es algo difuso. “Ese es el principal problema de la mayoría de las fuerzas de seguridad y de los Gobiernos”, explica este antropólogo. “La mayoría de los análisis no sirven de nada, ya que la gente solo se fija en el individuo que comete el acto criminal, lo que lleva a un callejón sin salida”. Estos análisis descartan a menudo las relaciones sociales del terrorista. “La persona que comete el acto es simplemente el resultado de un proceso aleatorio, de quien en particular está en el lugar y en el momento, y qué lugar ocupa en la red en ese tiempo”.

En este escenario, los futuros terroristas llegan a formar una familia. Esta red puede galvanizarse y obsesionarse con un objetivo. Una vez cumplido, sus integrantes mueren y la red se evapora. Recuerda en cierto sentido a nubes de langostas que comienzan con la agregación de varios individuos en solitario hasta formar un enjambre. En ellos se opera una metamorfosis y un cambio profundo de comportamiento. El enjambre causa un gran destrozo y luego se dispersa con el tiempo. Después de varios años de entrevistas en diversas partes del mundo, las conclusiones de Atran desafían la percepción occidental que tenemos sobre terrorismo. “No hay células, no hay lavados de cerebro, no hay organizaciones rígidas”.

Sus hallazgos han recibido elogios de pensadores como Noam Chomsky. “Su obra es un compendio excelente, y creo que muestra de una manera convincente que los terroristas mueren y matan por cada uno de ellos, de la misma manera que los soldados mueren típicamente en una batalla”, asegura Chomsky a El País Semanal en un correo electrónico. “Pero no creo que eso signifique que no luchen por una causa. Al Qaeda elige como objetivos España o Estados Unidos, no Japón o Brasil”. Para Chomsky, no se podrá entender “la mente de un terrorista” sin comprender las motivaciones que le llevan a cometer esos actos. La política es clave. “Los terroristas dirigen sus ataques a lo que ellos consideran la fuente de sus agravios”. Chomsky cita al presidente Eisenhower cuando, en 1958, preguntó a su personal por qué en aquellos momentos existía “una campaña de odio contra nosotros en el mundo árabe que no procedía de los Gobiernos, sino de entre la gente”. El Consejo de Seguridad Nacional elaboró un informe con la respuesta, explicando que había una percepción en el mundo árabe de que Estados Unidos estaba ayudando a regímenes totalitarios y opresores y que bloqueaba cualquier cambio democrático. La percepción que tenía la gente era “básicamente cierta”, concluía el informe, y las políticas, las correctas.

Chomsky detalla la encuesta que hizo el diario The Wall Street Journal después de los ataques de las Torres Gemelas en Nueva York dirigida a musulmanes con un alto poder adquisitivo, como directivos de multinacionales, banqueros, abogados que estaban en proyectos de globalización de Occidente. Los resultados fueron los mismos, señala, excepto que estos musulmanes acomodados añadieron a la lista de agravios “el apoyo norteamericano a los crímenes de Israel y las mortíferas sanciones a Irak, que Occidente ignoró, pero no el mundo árabe y musulmán”.

Los atentados de Madrid, describe Atran en su libro, son el resultado de un caldo de cultivo que empezó a cocinarse hace décadas. En los años ochenta, un pequeño número de inmigrantes procedentes de Siria llegaron a España huyendo de la represión del entonces presidente sirio, Hafez el Asad, contra la comunidad musulmana. A finales de los noventa, este mismo grupo estableció una red para atraer y radicalizar a jóvenes musulmanes para la guerra santa o yihad en Bosnia, Chechenia, Afganistán e Indonesia. Muchos de estos jóvenes eran inmigrantes de Marruecos. Finalmente, en 2002 cristalizó un grupo que posteriormente llevaría a cabo los atentados en los trenes.

Detallar la trama excede a este artículo, pero resulta revelador echar un vistazo a los orígenes de algunos de sus componentes. ¿Qué hacían antes de convertirse en terroristas y en suicidas? Serhane Fakhet, apodado El Tunecino y uno de los cerebros, se graduó en Economía Contable en Europa en el departamento de análisis económico de la Universidad Autónoma de Madrid gracias a una beca de estudios por la que vino a España en 1994. De familia acomodada, Fakhet quiso “promover las relaciones entre musulmanes y europeos”. Formó una asociación de estudiantes y una emisora de radio que no cuajaron. Posteriormente se radicalizó. Jamal Ahmidan, apodado El Chino, uno de los ejecutores de los atentados, operaba fundamentalmente en el mundo del crimen y del tráfico de drogas; Jamal Zougam vino de Marruecos cuando era un adolescente y posteriormente abrió una tienda de teléfonos móviles en la calle de Tribulete. La lista se va engrosando con más nombres, entre ellos el marroquí Rafa Zouheir, un antiguo portero de discoteca y bailarín de club que trapicheaba con droga en Madrid, y Rachid Aglif, apodado El Conejo, que trabajaba en una carnicería de Lavapiés.

“Eran un puñado de amigos, algunos más inteligentes, otros más estúpidos, que se acababan de conocer, que empezaron a figurarse la manera de hacer las cosas por sí mismos, que comenzaron a conectarse por Internet y que finalmente decidieron volar los trenes en Madrid”, explica Atran. Es un proceso que choca frontalmente con la idea intuitiva de un ataque calculado de antemano por una organización rígida con una mano ejecutora y un cerebro en la sombra. Para este experto, la circulación en Internet de un documento titulado Jihadi Irak, esperanzas y peligros, varios meses antes de la masacre, en el que llamaba a un ataque a España para forzar una retirada de las tropas en Irak, pudo actuar como catalizador, algo así como una piedra que discurre por la pendiente de una montaña va ganando fuerza con la gravedad. Las investigaciones posteriores encontraron este documento en uno de los ordenadores de los terroristas. “Tienes que fijarte en las redes sociales en las que estos tipos están involucrados. Son mucho más vastas que las personas en sí mismas”, continúa exponiendo Atran.

Pero ¿existen lazos en común dignos de rastrearse si se hurga en su pasado? “Cuando empecé a investigar el caso de Madrid”, recuerda este experto, “me quedé estupefacto al comprobar que cinco de los siete terroristas que se inmolaron en Leganés procedían del mismo barrio de Jamaa Mezuak, en Tetuán [al norte de Marruecos]. Ninguno de ellos tenía en principio una educación religiosa” (posteriormente, tres de ellos, los hermanos Rachid y Mohamed Oulad Akcha y Abdennabi Kounjaa, sí la adquirieron, y uno de ellos, Asri Rifaat Anouar, era un vendedor de caramelos nada religioso cuando se unió al grupo). La escuela primaria a la que acudieron impartía sus lecciones bajo los dibujos de Mickey Mouse, jugaban al fútbol en el patio del colegio o en el campo alrededor de la mezquita Dawa Tabligh –que empezó a promover la yihad o guerra santa– y seguramente veían la televisión en cafés donde uno puede encontrar una abundante variedad de almas errabundas que andan por ahí sin un objetivo. Si Atran tiene razón, ¿por qué esos cinco adolescentes decidieron matar y morir por sus amigos y por su fe de entre cientos de muchachos que no parecían en absoluto diferentes a ellos?

Quizá la única posibilidad de encontrar una respuesta sea convertirse en un observador del comportamiento humano. Como buen geólogo, hay que patear el terreno y desmenuzarlo entre los dedos. Al igual que los etnobotánicos que entablan conversaciones con los chamanes de las tribus amazónicas y terminan siendo aceptados como integrantes de esas comunidades, el antropólogo urbano debe poseer la habilidad para confundirse entre la gente, entablar conversaciones casuales, sentarse, observar y escuchar.

Atran visitó durante 2006, 2007 y 2008 dos zonas especialmente relevantes para documentarse. Una de ellas fue el barrio de Jamaa Mezuak, la cuna de algunos de los terroristas que volaron los trenes de Madrid, y la otra, el barrio ceutí del Príncipe Alonso, un arrabal que agrupa un conjunto de callejuelas y chabolas. La plaza del Padre Salvador Cervos tiene cafés donde se juntan aficionados del Madrid y del Barcelona, y los chavales suelen jugar al fútbol en ella vestidos con sus camisetas. Atran habló con ellos y realizó una pregunta informal. ¿Quiénes son tus héroes? ¿A quién te quieres parecer cuando seas mayor? El número uno resultó ser el jugador Ronaldinho. El número tres era Bin Laden. Y entre ambos, el personaje de Terminator, encarnado por Arnold Schwarzenneger.

Atran volvió a mediados de noviembre de 2008 al barrio de Jamaa Mezuak para continuar el estudio haciendo las mismas preguntas. “Fue el año de la elección de Obama, y obtuve los mismos nombres, excepto que Bin Laden había sido desplazado por Obama en el puesto número tres”, nos dice. “Y es fascinante. La noción que tienen estos chicos sobre los héroes y la línea que siguen es algo muy cambiante, y en esa edad uno puede decantarse por uno o por otro. Se trata de un proceso aleatorio. Depende de con quién se encuentren en un momento determinado”. Uno de los mensajes yihadistas que pueden atrapar a esos muchachos es: “Olvídate de la tradición. Olvida lo que han dicho los mayores. Decide por ti mismo. Cambia el mundo. Cualquiera puede unirse”.

Y eso puede estar ocurriendo ahora mismo. En cafés como los del barrio Príncipe Alonso o en Jamaa Mezuak, las noticias que pueden verse en el televisor están estructuradas de una forma radicalmente distinta a los telediarios de sobremesa en Occidente. La cadena Al Jazeera no tuvo impedimentos en mostrar toda la crudeza de una guerra como la de Irak, donde los cuerpos ensangrentados y amputados, las mujeres llorando, los hombres clamando venganza, copan casi todo el tiempo informativo.

Los muchachos de Jamaa Mezuak contemplaron una realidad completamente distinta de la de los adolescentes americanos. “Viven en universos paralelos. En cadenas como la Fox o la CNN, la guerra es como un videojuego. Ni siquiera hablan de ataúdes, los llaman cajas de transferencia, es ridículo”, afirma Atran. Los periodistas de Al Jazeera son muy profesionales, continúa relatando Atran, aunque el enfoque que proporcionan tiene su sesgo, como las emisiones americanas. “La gente se sienta en estos cafés, fuman cigarrillos de hachís o juegan al parchís, y ocasionalmente ven estas imágenes de Al Jazeera [en los momentos más intensos de la guerra, Irak ocupaba el 95% del tiempo de las noticias]. Y los chavales no pueden sentir empatía hacia lo que están viendo. Algunos de estos chicos, vestidos con camisetas de su equipo español favorito, que no saben qué hacer con sus vidas, se detienen a pensar y concluyen: quizá nosotros podamos hacer algo”. Es posible que formen parte de un enjambre de terroristas en el futuro. O quizá no.

La mayoría viven en barrios marginales, lo que ha alimentado el tópico de que la pobreza y la desigualdad se convierten en fábricas de terroristas suicidas. Sin embargo, estudios publicados en revistas de prestigio afirman insistentemente lo contrario: los pobres no alientan en absoluto la violencia, y mucho menos el terrorismo suicida. Hay muchos ejemplos de este tipo de investigaciones. Por ejemplo, una encuesta del Centro Palestino de Política e Investigación Sociológica en Palestina, realizada entre 1.357 adultos en Gaza, mostró en 2001 que el apoyo a los actos suicidas contra Israel era mayor entre el gremio profesional –mejor remunerado– que en los trabajadores.

El psiquiatra y forense Marc Sageman, ex oficial de la CIA y actualmente en el Instituto de Investigación en Política Exterior en Filadelfia (EE UU), realizó varios estudios en los que encontró que el 71% de los terroristas musulmanes, de un grupo de 132, había recibido educación universitaria. Y uno de los trabajos más recientes, llevado a cabo por Mark Tessler and Michael D. H. Robbins, Universidad de Michigan en Ann Arbor (Estados Unidos), y publicado en Journal of Conflict Resolution en 2007, examinó las actitudes de diversas capas socioeconómicas de países tan distintos como Argel y Jordania frente a los actos terroristas suicidas, a lo largo de encuestas cuidadosamente elaboradas durante 2002 entre 2.282 mujeres y hombres de ambos países. ¿Veían con buenos ojos los ataques terroristas contra los norteamericanos? La conclusión, según los autores del estudio, es que las orientaciones culturales y religiosas tienen “una influencia pequeña en las actitudes individuales” de aquellos que ven con buenos ojos actos suicidas contra el gigante americano. “El apoyo al terrorismo contra EE UU no es más probable en personas con un bajo nivel económico en Jordania ni Argel, pero hay evidencias de que ese apoyo es mayor en hombres y mujeres con una situación económica más ventajosa”. Las consideraciones políticas, en cambio, son otra cosa. “Los hombres y mujeres con menos confianza en las instituciones políticas locales y que desaprueban la política exterior americana expresan más su apoyo a los actos de terrorismo contra EE UU”.

Más pinceladas sorprendentes. El fervor religioso funciona como un antídoto para convertirse en un suicida. Jeremy Ginges, de la Escuela de Investigación Social de la Universidad de Nueva York, destacó en la revista Psychological Science que el tiempo de oración no estaba relacionado en absoluto con el apoyo al terrorismo suicida. Sin embargo, el hecho de acudir regularmente a la mezquita sí puede ser un factor de riesgo, probablemente los contactos se pueden realizar allí, un efecto que se constató en otros grupos religiosos.

Por último, los estudios psiquiátricos descartan que los terroristas suicidas pertenezcan al sector de la población ordinaria que por cualquier motivo se quita la vida. Por contradictorio que parezca, las enfermedades mentales no explican por qué un suicida decide inmolarse entre el gentío de un mercado: un terrorista suicida no es un suicida.

En la búsqueda de una respuesta, Atran viajó a uno de los lugares más peligrosos del mundo. Poso es un pueblo pequeño en la provincia de Célebes central, en Indonesia, que probablemente contiene más grupos islamistas violentos que ninguna otra parte de la Tierra. El paisaje urbano está compuesto por jóvenes que llevan los Kaláshnikov colgados de los hombros y machetes –los padang– en la cintura. Las refriegas entre las milicias de cristianos y musulmanes en esta parte del mundo dejan continuos baños de sangre en forma de decapitaciones, ataques suicidas y bombas.

El guía y guardaespaldas de Atran, Farhin, luchó contra los comunistas en Afganistán y más tarde se adhirió a la causa de la yihad. Hospedó a Khalid Sheikh, uno de los futuros terroristas que más tarde participarían en los atentados de las Torres Gemelas, y participó en el atentado contra la residencia del embajador de Filipinas en Yakarta en el que murieron dos indonesios. Atran visitó con él uno de los campos de entrenamiento, cercano a una zona donde viven habitantes procedentes de Bali. En esos momentos se celebraba una boda; a Farhin le desagradó el aspecto de las mujeres, y llegó a confesar que si dispusiera de una bomba en ese momento, la usaría sin contemplaciones. “¿Me matarías en nombre de la yihad?”, le preguntó Atran. “Sin problemas”, respondió Farhin, riéndose al principio. Y luego repitió con una mirada más seria: “Sí, te mataría”. Atran revela que había llegado a un punto sin retorno en el que no podía profundizar más. “Había algo en Farhin que era inconmensurablemente diferente de mí… mientras que casi todo lo demás no lo era”.

Decidió entrevistar a varios yihadistas. Una de las cuestiones versaba sobre si abandonarían las bombas por convertirse en peregrinos a la Meca, a lo que la mayoría respondieron afirmativamente. Incluso no perpetrarían ataques suicidas si pudieran conseguir los mismos resultados con un coche bomba. La lógica se rompió cuando Atran les preguntó si dejarían de inmolarse a cambio de peregrinar a la Meca una vez en toda su vida. La mayoría respondió negativamente. Convertirse en mártir resultaba en ellos algo tan poderoso que borraba todo lo demás.

“Cuando les proporcioné el cuestionario, empezaron a hablar entre ellos. Les dije: ‘No, no, no, cada uno tiene que rellenarlo por separado’. Y respondieron como si fueran estudiantes universitarios. Me preguntaron: ‘¿Podemos discutir esto con nuestros jefes religiosos?’. Y me negué. Y una de las preguntas que les hice fue: si un niño nace como judío sionista y se cría en un entorno acompañado de muyahidines, ¿se convertirá en un buen muyahidin o en un judío sionista?”. La mayoría respondieron que el muchacho se criaría como un buen musulmán. Pero unos pocos afirmaron que no. Esta fue una de las partes más peligrosas cuando se enteraron que yo era judío”.

Después de hablar cara a cara con ellos, Atran concluye en su obra que el conocimiento, no las armas ni las bombas, podría resultar más efectivo a la larga para desactivar las futuras redes yihadistas en las que los muchachos de las siguientes generaciones podrían entrar a formar parte: hay que desacreditar a sus héroes, mostrando los asesinatos y el infierno que traen a su propia gente, y proporcionándoles otros que colmen sus esperanzas y no las nuestras. Y no ayudarles a que se anuncien ni televisar nuestra respuesta a sus actos. “La publicidad es el oxígeno del terrorismo"

Avatar de Usuario
Jose Luis Mansilla
Jefe de Operaciones
Jefe de Operaciones
Mensajes: 780
Registrado: 15 Nov 2010 12:32
Ubicación: Levantando el Pais.

La nueva generación de la Jihad. Reorganización.

Mensaje por Jose Luis Mansilla » 23 May 2011 07:19

22 de Mayo, 16:45
27/09/2006 11:15
La nueva generación de la Jihad
La Jihad toma nuevas formas, una generación compuesta por jóvenes que han nacido en Europa o que por lo menos han salido al mundo, resulta mucho más sofisticada para los servicios occidentales, sobre todo por la autonomía táctica que revelan. Por Rubén Weinsteiner
bajos presupuestos operativos.
La nueva generación de jihadistas internacionales está formando un movimiento fluido, horizontal, no jerárquico de grupos armados, con autonomía táctica y subordinación estratégica, operando en el campo de la lucha armada en forma paralela y simultánea, con muy
Mustafa Setmariam Nasar también conocido como Abu Musab al-Suri, sirio nacionalizado español y sospechoso para la Policía española de ser uno de los cerebros de los atentados del 11-M, presenta un análisis contundente de la Jihad mundial, en una serie de artículos, ahora ampliamente difundidos, en Internet y establece la guía estratégica para el desarrollo de lo que él llama la “generación de la resistencia islámica internacional”.
En enero de 2005, sólo semanas después de que el Gobierno de Estados Unidos fijara una recompensa de 5 millones de dólares por información que condujera a su detención, Nasar regresó de un autoimpuesto receso de dos años para publicar un tratado de 1.600 páginas bajo el seudónimo de Abu Musab al-Suri, titulado “El llamado a la resistencia islámica internacional” ( Da’wat al-muqawamah alislamiyyah al-‘alamiyyah) . A pesar de su captura en Pakistán el 1 de noviembre de 2005 y de que continúa detenido, el legado de Nasar sigue y continuará vigente, de forma muy similar al de los ideólogos de la Jihad, Sayyid Qutb o Hassan al-Banna.
La mejor descripción del objetivo de Nasar es decir que se trata de un movimiento de jihadistas autónomos que constituyen una insurgencia mundial. Ante el exitoso surgimiento de estos jihadistas autónomos que operan en Dar al-Harb y Dar alIslam, Nasar cree que esta insurgencia global que busca perpetuarse reducirá la fuerza de Estados Unidos y de Occidente, al obligarlos a luchar en cientos de frentes. Para sustentar este convencimiento, Nasar depende de su habilidad para despertar a las masas musulmanas residentes en el mundo islámico y en Occidente, un tema que desarrolla en gran extensión en sus enseñanzas y escritos. De este modo, Nasar será el padre ideológico no sólo de la insurgencia mundial sino de una generación de resistencia islámica internacional.


22/05/2011http://www.adnmundo.com/contenidos/politica/nueva_generacion_jihad_pi270906. ...
Page 1 of 3


A pesar de los importantes problemas inherentes a la distribución de un tratado de 1.600 páginas en la Jihad global plurilingüe, la evidencia del legado duradero de Nasar se materializó en septiembre de 2005. Una persona que se llamó a sí mismo Abu Muhammad al-Hilali publicó un documento en el foro de Internet Al-Hesbah, detallando las instrucciones y el análisis para la jihad en Egipto y en el Sinaí en particular.
En “La búsqueda de Al-Qaeda de nuevos frentes: las instrucciones para la actividad jihadista en Egipto y Sinaí”, publicadas en octubre de 2005, el analista Israelí Reuven Paz escribió que lo que resulta de particular interés en los escritos de Hilali es que se refiere directamente a los escritos de Nasar y utiliza el enfoque abstracto y analítico de éste. Un punto al que Hilali se refiere específicamente y que fuera mencionado primero por Nasar es la elección de turistas como blanco en los países musulmanes. Hay que considerar que desde la publicación del libro de Nasar, Egipto sufrió ataques a turistas en varios centros vacacionales muy concurridos de Sinaí en 2005, 2005 y 2006-09-26.
Guía de la Jihad
En el sitio de Internet “El Mushidon” ( guerreros de la Jihad ) , se publicó esta semana una nota que se dedica a formar a las "células" terroristas y al adiestramiento para la Jihad en contra de los traidores.
La nota describe donde podría ser el mejor lugar para realizar campamentos de adiestramiento y cuales serían los requisitos básicos que todo recluta potencial necesitaría, así como también quienes serían las personas adecuadas para acompañar al guerrero del Jihad durante todo su trayecto de adiestramiento. Es la guía del guerrero Jihad principiante en todo su esplendor.
Campamentos de adiestramientos provisorios
Objetivo: Adiestrar a grupos jóvenes musulmanes para la Jihad ( guerra santa ) Característica del campamento de adiestramiento Nunca será un lugar de adiestramiento definido con anterioridad. No se necesitarán grandes sumas de dinero para su manutención. No contará con un mecanismo de administración.
Exigencias de los capitanes
Tendrá solamente dos o tres capitanes en total. Se cuidará la discreción. Deberá observarse en ellos determinación y discernimiento. Deberán tener conocimiento de tipos de armas y formas de empleos de las mismas. Tendrán conocimiento sobre tácticas militares. Demostrarán poseer capacidad de mando sobre los concurrentes.
TEMOR A ALA Y AMOR A LA JIHAD
Exigencias para los jóvenes
Cinco individuos como máximo. Deben tener la misma edad. Serán elegidos cautelosamente Su razón para el enrolamiento: estar convencidos que la preparación para la Jihad es una orden celestial. Deben dedicarse con amor y apego a la Jihad, el camino de Alá. Obligación que haya entre los jóvenes y los capitanes buenas relaciones. Los capitales deben elegir a los jóvenes basados en estos tres aspectos: cuidado de la discreción, amor por la Jihad, valentía. Lugar para el entrenamiento físico.
Estadios
Objetivo: mejorar el entrenamiento físico, aprendizaje de natación y formas de defensa personal, como ser karate y judo. Lugares para el entrenamiento militar. La mayoría debe entrenarse en los desiertos, las dunas, las cuevas, montañas y los wadis. El campo de entrenamiento, tendrá tres días de continuidad en el aprendizaje ( fines de semana y vacaciones ) dependiendo en el apego y la preparación de los jóvenes. Los temas de estudio en el campo de entrenamiento: comportamiento de valentía, exigencia, armado y desarmado de armas livianas, guardias de noche, tiro, programas de defensa y ataque, y ataques repentinos.
Fuente de autoridad
Obligación de los capitanes de tener una fuente de autoridad. Que puedan aconsejar respecto a los temas que los luchadores de la Jihad plantean. La fuente de autoridad debe darle legitimidad legal al luchador, antes de salir a una actividad ( ataque terrorista ) fuera o dentro del país.

Por Rubén Weinsteiner
Copyright ADNMundo 2006 - Todos los derechos reservados
http://www.adnmundo.com

Avatar de Usuario
sokon
Jefe de Operaciones
Jefe de Operaciones
Mensajes: 505
Registrado: 11 Nov 2010 15:32

Re: Justificación del Yihadismo

Mensaje por sokon » 24 Jun 2011 10:27

OPINIÓNSe levanta la veda del IslamJosé Javaloyes Sabido de casi todos es que “la verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero”. Entre quienes componen esa mayoría inmensa que reconoce lo evidente figuran los jueces de Ámsterdam que han absuelto a Geert Wilders, político holandés de la derecha extrema, de los cargos de incitación al odio y discriminación contra los musulmanes. Los magistrados han entendido que las críticas de Wilders no iban dirigidas contra los que profesan la fe de Mahoma, sino contra el Islam en general. Una ideología que entiende “peligrosa para los valores occidentales”.

Tal y no otro es el quid de la cuestión. El impacto sobre nuestra forma de vida de esa polar por la que se orientan muchos cientos de millones de creyentes coránicos dispersos por el mundo, muchos de ellos instalados en Europa, desde el principio de la descolonización habida en la última posguerra mundial y, luego, sobre las condiciones económicas y sociales creadas por el proceso social y económico de la integración europea. El problema es esa fe coránica, hostil antaño y ajena hogaño a la existencia y a la esencia del ser de Europa. Algo que, por las dichas causas, cuestiona en términos existenciales el alma y el futuro de la cultura europea. Pone en discusión, el Islam, nuestra forma de vida.

Dice el despacho de Efe que recoge el desenlace judicial de este asunto, que Wilders había manifestado su actitud crítica frente ante la militancia coránica; calificándola de “ideología peligrosa para los valores occidentales”. De ahí que haya interpretado su absolución judicial como “victoria de la libertad de expresión”; y, por ende, que también el Islam, desde la absolución que se le ha dado, puede ser criticado de forma abierta. Sin que valga veda o prohibición alguna.

“No es victoria para mi mismo sino también para la libertad de expresión” – ha puntualizado el político derechista holandés, que suscribe en común con los liberales genuinos la percepción de que esa libertad de expresión es tanto como el eje en torno al cual giran el resto de las libertades políticas en Occidente-.

Este desenlace judicial y la historia que lo ha precedido tienen un interés incuestionable desde muchos puntos de vista; pero especialmente en lo que respecta a las doctrinas por las que orientan las relaciones internacionales en el entero mundo. Por más que, en este caso, no sean propiamente las relaciones en cuestión, la de los musulmanes instalados en Occidente, no sean estrictamente relaciones “internacionales” sino atípicamente intracomunitarias. Al encontrarse los islámicos instalados dentro de una sociedad occidental cuya cultura, sus formas de vida primordiales, no se corresponden con la suya.

Con lo cual, se creado una situación que es de coexistencia de valores en el mejor de los casos. Sí, puesto que tal situación puede resolverse en colisión y conflicto cuando la parte “invitada” o posada entre los otros, pretende que éstos, los anfitriones, acepten como propios límites que sólo pertenecen al código de los recién llegados durante una o varias generaciones. Éstos, exigiendo fueros totales para su propia cultura y para su misma excluyente civilización, demandan un multiculturalismo que ensancha su espacio en el mundo y, en idéntica medida, reduce el del mundo occidental.

Aceptar esa pretensión del islamismo, en Holanda y en otras sociedades occidentales, específicamente europeas, era cosa que estuvo hasta ahora integrada en el paquete caludicante de lo “políticamente correcto”; principalmente, en la escena doctrinaria de las izquierdas que se muestran beligerantes contra los valores del cristianismo, en su expresión estrictamente religiosa y en lo que respecta a su secularizada expresión política.

Esos jueces de Ámsterdam, en su sentencia sobre el Wilders beligerante contra el Islam aunque no contra los musulmanes, han definido una perspectiva distinta y actualizada en torno a tan importante particular. Un planteamiento enraizado en los de su compatriota holandés Hugo Grocio, creador con los teólogos españoles de la Escuela de Salamanca del moderno Derecho de Gentes y acuñadores de los principios de la Guerra Justa.

Conviene refrescar la memoria sobre tales fuentes del pensamiento jurídico ante la expansiva conflictividad de la presión islámica sobre la cultura europea y occidental. Una presión que incluye desde el terrorismo de Al Qaeda a la insistencia de los musulmanes pacíficos en exigir a Occidente igualdad de derechos para las culturas nacionales de acogida. En Ámsterdam se ha sentenciado, en defensa de las libertades, que es lícito oponerse a esa pretensión de los islamistas, pero también frente a sus agnósticos aliados.

http://www.republica.com/2011/06/23/se- ... am_352577/

cartledge
Jefe de Operaciones
Jefe de Operaciones
Mensajes: 1567
Registrado: 11 May 2007 00:45

Re: Justificación del Yihadismo

Mensaje por cartledge » 16 Nov 2011 14:08

Un artículo muy interesante sobre el tema de los conversos y su implicación en el terrorismo yihadista http://www.ucm.es/info/unisci/revistas/ ... 6_CANO.pdf

Avatar de Usuario
manzaricoh
Jefe de Area
Jefe de Area
Mensajes: 481
Registrado: 09 Feb 2010 09:42

Re: Justificación del Yihadismo

Mensaje por manzaricoh » 26 Ene 2012 20:21

Interesante categorización del fenomeno islamista:

http://thewasat.wordpress.com/2012/01/26/an-update-to-hegghammers-preference-based-analysis-of-islamism/#respond

¿Se podría categorizar el foro de forma parecida?¿O mejor dejarlo como está por áreas geograficas? Hay que tener en cuenta que el fenomeno yihadista no conoce fronteras. Todo el planeta es su objetivo.

Responder

Volver a “Documentación yihadista”